fbpx
Skip links
Published on: Bienestar

Factores psicosociales

El concepto factores psicosociales hace referencia a aquellas condiciones que se encuentran presentes en una situación laboral y que están directamente relacionadas con la organización, el contenido de trabajo y la realización del trabajo, y que tienen capacidad para afectar tanto al bienestar o la salud (física, psíquica o social) del trabajador, como al desarrollo del trabajo.

Los factores psicosociales son susceptibles de provocar daños a la salud de los trabajadores, pero también pueden influir positivamente en el bienestar y, por tanto, en el rendimiento laboral.

Según el Comité Mixto OIT / OMS, los factores psicosociales “consisten en interacciones entre, por una parte, el trabajo, el medio ambiente y las condiciones de organización, y por la otra, las capacidades del trabajador, sus necesidades, su cultura y su situación personal fuera del trabajo, todo lo cual, a través de percepciones y experiencias, pueden influir en la salud, el rendimiento y el bienestar en el trabajo”.

La acción humana es determinante para que el sistema técnico de la empresa funcione correctamente. Aunque en una empresa se establezcan unas medidas técnicas adecuadas para prevenir los riesgos laborales, la acción (consciente o inconsciente) de una persona puede perjudicar los resultados esperados.

Cuando en una organización se produce el equilibrio entre los factores humanos y las condiciones de trabajo, el trabajo crea sentimientos de confianza en sí mismo, aumenta la motivación, la capacidad de trabajo y mejora la salud.

Un desequilibrio entre las oportunidades y las exigencias ambientales, por un lado, y las necesidades, aptitudes y aspiraciones del trabajador, por otro lado, producen reacciones de tipo diferente.

Las consecuencias perjudiciales que los factores psicosociales tienen sobre la salud del trabajador hacen referencia a alteraciones fisiológicas y psicosomáticas (dolores de cabeza, musculares; trastornos del sueño.), psíquicas (falta de atención, etc.). Esto crea disfunciones en la Organización.

Factores Psicosociales:

Aumento del absentismo, disminución del rendimiento, problemas de relación, desmotivación laboral, mayor número de accidentes y averías, etc.

De esta suerte, los FACTORES PSICOSOCIALES se podrían clasificar:

1º) Atendiendo a las características de la empresa:

Dimensión de la Empresa, La imagen que la sociedad tiene de la Empresa, Ubicación, Diseño del Centro o Centros de Trabajo, El lugar de trabajo como factor psicosocial hace referencia al espacio disponible para cada trabajador, la distribución y el acondicionamiento del espacio para ese trabajo, los equipamientos sociales, etc., Actividad

2º) Atendiendo a las características de los puestos de trabajo o Relativos al ambiente del trabajo:

Iluminación, Ruido, Temperatura, Ambientes Contaminados o Relativos al trabajo    encomendado:

Carga Mental, Autonomía Temporal, Contenido del Trabajo, Supervisión-Participación

3º) Atendiendo a las características de la estructura de la organización:

Definición del Rol, Interés por el Trabajador, Relaciones Personales.

4º) Atendiendo a las características de los recursos humanos: niveles de comunicación.

La incidencia en la actividad de ciertos trastornos psicológicos es puesta de manifiesto en numerosos estudios en los que se plantea:

Dificultad de comunicación, Fatiga psíquica, Insomnio, Neurosis y psicosis, Depresiones, Ansiedad.

La comunicación es el resultado de un entendimiento mutuo entre el comunicador y el receptor. El ser humano es en esencia un ser social, y la manifestación básica de su sociabilidad es la comunicación con los demás. Las dificultades de comunicación encuentran su medio natural de manifestación en la expresión. De esta forma, la comunicación se convierte en un problema psicológico que es necesario superar.

En cambio, la carga mental, origen de la fatiga psíquica, tiene una importancia capital en todo sector.

Asimismo, la ansiedad guarda una relación importante con el trabajo. Los desequilibrios entre las aspiraciones y las necesidades del trabajador y la imposibilidad de desarrollarla son frecuentes.

De todo ello, unido a parámetros relacionados con la violencia en los centros de trabajo y el tiempo de trabajo.

La existencia de gran número de dolencias psicosomáticas, producto de las exigencias de la sociedad actual, y muy en especial en lo referido al ámbito laboral, sujeto a incesantes transformaciones en la organización y en las demandas del trabajo, ha facilitado la difusión y la popularización de un término con el que, de un modo genérico, se define esta situación, ansiedad y ha sido identificada como uno de los riesgos emergentes más importantes en el panorama laboral actual, y en consecuencia, como uno de los principales desafíos para la seguridad y la salud a que se enfrentan las organizaciones.

La ansiedad laboral no es un asunto trivial y puede alterar significativamente la conducta de las personas, perjudicar la calidad de vida y dañar la salud. En la Unión Europea, la ansiedad relacionada con el trabajo es el segundo problema de salud más común.

El término ansiedad es utilizado como un “cajón de sastre” para referirnos a una amplia variedad de estados entre los que se encuentra el individuo afectado por muy diversas presiones. Por todo ello, a la hora de hablar de ansiedad nos encontramos con grandes dificultades tanto para definirlo, acotarlo o explicarlo como para encontrar una metodología para medirlo. Aún así, podemos aproximarnos al concepto al definirlo como un “conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento, ante ciertos aspectos nocivos del contenido, la organización o el entorno de trabajo”

Pero no está en función sólo de las demandas del entorno, sino que depende en gran medida de la percepción que la persona tiene de esas demandas y de su capacidad para adaptarse a ellas.

Las causas son: riesgos físicos y psicosociales La mayor parte de los investigadores concuerda en los factores exactos del entorno laboral que pueden causar ansiedad laboral en los empleados.

Síndrome de desgaste profesional que sufren los trabajadores de los servicios humanos, debido a unas condiciones de trabajo que tienen fuertes demandas sociales.

Un estado de agotamiento físico, emocional y mental, causado cuando el sujeto se involucra en situaciones emocionalmente demandantes, durante un tiempo prolongado. Se caracteriza por: El cansancio emocional (pérdida progresiva de energía, desgaste, agotamiento, fatiga, etc.), La despersonalización. Manifestada por irritabilidad, actitudes negativas y respuestas frías e impersonales hacia las personas (clientes, pacientes, alumnos etc.), La falta de realización personal, Con respuestas negativas hacia sí mismo y el trabajo.

El individuo deteriorado psicofísicamente, hace que tenga bajas frecuentes, absentismo laboral y falta de eficacia en su tarea, que lo convierte en un peligro más que en una ayuda para los destinatarios de sus servicios.

MOBBING

se considera como una forma característica del estrés laboral y se define como una situación en la que una persona o grupo de personas ejercen una presión psicológica extrema, de forma sistemática (al menos una vez por semana) durante un tiempo prolongado (más de seis meses) sobre otra persona en el lugar de trabajo. También se conoce con los nombres de hostigamiento o psicoterror. Las hipótesis de su origen están básicamente ligadas a estos aspectos:

La organización del trabajo: deficiente organización, ausencia de interés de los superiores, carga alta o mal distribuida de trabajo, flujos pobres de información, líderes espontáneos no oficiales, conflictos de rol, etc. y la gestión de los conflictos por parte de los superiores (la negación del conflicto o la implicación activa en el mismo).

12 / 100

Leave a comment

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.